Sea, Sociedad de Escritores y Escritoras de la Argentina

La SEA, Sociedad de escritores y escritoras de la Argentina

AUTORES

MARÍA ROSA SILVEIRA GRAMONT

MARÍA ROSA SILVEIRA GRAMONT desaparecido en la dictadura militar argentina

María Rosa Silveira Gramont nació el 29 de agosto de 1944 en Maldonado, Uruguay. De profesión contadora pública, fue secuestrada el 13 de agosto de 1978, al mediodía, en la estación de González Catán, provincia de Buenos Aires. Tenía 34 años, estaba soltera.


[Fragmentos de cartas a su familia]

10 de junio de 1973


Es importante que todos tengamos esa firmeza y convicción de que tienes que seguir avanzando y luchando, estés donde estés. Que las cosas siguen, y tú eres actor, aunque tu capacidad de movimiento esté o parezca reducida. Anoche justo tuve un sueño; era un viaje de mulas que iban cargadas y las guiaban dos o tres hombres, y ellas los seguían dócilmente por el camino y les llevaban los bultos hasta que tuvieron que atravesar un puente de madera muy angosto. Entonces los hombres azuzaron a las mulas a que lo cruzaran, pero estas se pusieron de acuerdo y se resbalaron y patearon y echaron a los hombres. Estaban cansadas de ser dirigidas por ellos, desde ese momento iban a dirigir ellas. El problema era cruzar el puente para seguir el viaje, pero como eran mulas no sabían nada sin guía, así que quedaron boyando como bola sin manija. En los bultos llevaban alimentos y también había otros bultos donde llevaban hormigas. Al final lo que recuerdo del sueño es que las hormigas se liberaron y se unieron entre sí, y pasaron el puente despacito, llevando cada una un pedacito de alimento, y fueron las únicas que pudieron terminar el viaje. No sé, les cuento el sueño porque creo que a veces los sueños llevan parte de la realidad, saquen conclusiones.


***

14 de agosto de 1973


Me quedé muy contenta con tus saludos, quisiera transmitirte de alguna forma la fuerza interior que siento en estos momentos y que trato de manifestarla en todos los pequeños actos de estos momentos especiales que vivo. No sabés lo que me ha servido el haber vivido una vida desprendida y prescindiendo de todo lo suntuario y superficial; tal es así que en estos momentos no siento ninguna necesidad material, y trato de aprovechar este tiempo para estudiar y aprender todo lo que pueda y que considere útil.