Sea, Sociedad de Escritores y Escritoras de la Argentina

La SEA, Sociedad de escritores y escritoras de la Argentina

AUTORES

MARIO GALLI

MARIO GALLI desaparecido en la dictadura militar argentina

Mario Guillermo Enrique Galli nació en Rosario, Santa Fe, el 13 de junio de 1952. Guardiamarina, egresado de la promoción Nº 100 de la Escuela Naval. Junto con unos compañeros, participó de la sublevación, en 1972, en la Escuela de Mecánica de la Armada en repudio a las órdenes de sus superiores que obligaban a seguir un plan sistemático de tortura contra los “subversivos”. Fue preso por esta causa durante ocho meses y puesto en libertad en 1973. Al poco tiempo fue dado de baja de la Marina, y comenzó a militar en Montoneros. Colaboró en ANCLA con Rodolfo Walsh. Desapareció el 12 de junio de 1977, junto con su madre, Felisa Violeta Wagner, su esposa Patricia Teresa Flynn, y su hija Marianela Galli en la Capital Federal. Todos ellos siguen desaparecidos, menos su hija que fue devuelta a la familia paterna. Se lo vio por última vez en el centro clandestino de la ESMA en agosto de 1977. Era un amante de la literatura y dejó una gran cantidad de poesía inédita.

A la liberación


Cuando tú respiras el mismo aire que yo,
parece embebido de una dulce melodía,
de luz, de viento, de río y sol,
de las aves que trinan al rayar el día.

Cuando tú me acaricias con tu piel
de luna, de aire, de tierra y sal,
celosean las abejas de tu miel
y las lluvias también de tu cristal.

Cuando tú me abrazas y yo te abrazo,
siento un remolino, una turbulencia,
me elevo por la América, y un remanso,
me explica la razón de mi existencia.
Cuando tú me besas con tus besos,
haces brotar las flores de mi tierra,
me hermanas con el indio y el mestizo,
y me arrastras con mi pueblo hacia la guerra.

Cuando tú me quieres y yo también te quiero, queremos al hombre,
que es también hermano,
y reluciente veo en tus ojos el lucero,
que ilumina nuestro suelo americano.

Si tú vives, yo vivo... y vivimos,
tu alma y la mía al unísono vibran;
lo que sientes, siento... y sentimos.
Tus labios y los míos cuando gritan,
es solo por un único latido:
la luz de nuestra unión
y de la América, su símbolo.

Escuela de Mecánica de la Armada, 3 de enero de 1973